sábado, septiembre 16, 2006

A Quien Hizo De La Palabra, Su Arma

ORIANA FALLACI: UNA GUERRERA COMO POCAS

Esta famosa periodista y escritora italiana falleció la noche del jueves en su natal Florencia a los 77 años. Se hizo un nombre desde un principio por su estilo Incisivo, Provocativo, Atrevido, Salvaje y Eficáz en cada reportaje; no importándole que Status, Posición o Fama tenía su entrevistado.

Logró hacerse de un nombre en el periodismo cuando éste se consideraba un "oficio de hombres".

Ni la edad ni la enfermedad aplacaron la fuerza de Oriana Fallaci.Hace tiempo que luchaba contra el cáncer de seno, al que elevó a categoría literaria y denominaba "El Otro", perdió peso y estaba cansada.

La prensa italiana dedicó ayer a la periodista la portada de sus portales electrónicos. El presidente de Italia, Giorgio Napolitano, dijo que se había ido "una periodista de fama mundial, escritora de gran éxito editorial, apasionada protagonista de vivas batallas culturales, admirable en la valiente lucha contra el mal que le había afectado".

Oriana Fallaci nació en Florencia el 29 de junio de 1929; su infancia transcurrió en la Italia fascista de Mussolini, a la que su padre se opuso activamente, lo que sin duda influyó en la periodista, quien siendo adolescente se unió a la resistencia armada contra la ocupación nazi en su Toscana natal.

"Mi carácter se lo debo a mi padre", reconoció. Antifascista declarado, condenado a muerte, "escapó por un pelo del pelotón de fusilamiento". Él le enseñó a disparar con un fusil.

Estudió medicina, pero nunca terminó esa carrera; tras la guerra se convirtió en periodista e hizo de la palabra su arma. Hizo carrera cuando el periodismo era considerado un "oficio de hombres".

Sobre todo, le gustaba la guerra, la primera línea de frente y se hizo de un nombre como corresponsal en diversos puntos del planeta: de Vietnam a Líbano, hasta la Guerra del Golfo Pérsico.

Trabajó durante dos décadas con L´Europeo, un semanario hoy ya extinto que fue alguna vez uno de los principales de Italia, pero sus reportajes aparecieron en renombradas publicaciones mundiales como el Times de Londres, la revista Life o The New York Times. Pese a su exactitud y su obsesión por el detalle, fue criticada por su extremo dramatismo.

Durante un tiempo se la llamó la "Greta Garbo de la prensa". La hermosa italiana supo bien pronto cómo causar sensación. Cuando en 1972 quiso entrevistar al emperador Haile Selassie de Etiopía, funcionarios de la corte objetaron que portara pantalones. "Dígale a Su Majestad que vendré en pantalones o desnuda", replicó. Provocativa y agresiva, ese era su arte. Logró la entrevista con el emperador etíope, si bien en un vestido.

Ya entonces su franqueza y dureza en su trato con los poderosos del mundo eran tan legendarias como sus reportajes sobre escenarios de guerra del planeta.

Pero lo que la hizo famosa fueron sus agresivas entrevistas con líderes mundiales incluyendo al ex secretario de Estado de EU Henry Kissinger, al líder palestino Yasser Arafat y al ayatola iraní Rujola Jomeini. Kissinger alguna vez comentó sobre su entrevista con la periodista: "Jamás entenderé por qué accedí".

Incisiva, Rebelde y Provocativa, como toda Guerrera... En su libro "Carta a un niño que nunca nació", publicado en 1975, en medio del debate europeo sobre el aborto, y su novela "Un hombre", aparecida en 1979, sobre la dictadura griega, causaron sensación mundial.

Oriana casi siempre tuvo éxito, aunque no raras veces fue también controvertida. "No soy ningún Rambo femenino con el casco en la cabeza y el puñal entre los dientes", dijo una vez Oriana.

Al estallar el levantamiento húngaro en 1956 viajó a Budapest. En el levantamiento estudiantil de 1968 en México resultó herida de bala, en Vietnam participó en operaciones de combate. Era ya una reconocida estrella del periodismo mundial cuando viajó de Roma a Nueva York.
En 1991, cuando Irak invadió Kuwait, voló junto a las unidades estadounidenses en el golfo. Salió decepcionada de los soldados. "No me gustaron. No eran los estadounidenses que conocí en Vietnam, los muchachos joviales y simpáticos", escribió, en un tono que casi parecía un panegírico.

Oriana hizo de la provocación calculada un oficio. "Una entrevista es para mí una historia de amor, una lucha, un coito", dijo en cierta ocasión.

En años recientes, ya víctima del cáncer, se mantuvo alejada de la mirada pública y pasaba días enteros encerrada en su departamento en Manhattan. Pero rompió el silencio después de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 con un extenso ensayo en el diario Il Corriere della Sera La rabia y el orgullo, que fue luego convertido en un libro en que condenó el fundamentalismo islámico, y ello le ganó varias enemistades.

Aunque el cáncer avanzaba, se dedicó al tema del Islam y el terrorismo. "Europa ya no es Europa, es ´Eurabia´, una colonia del Islam", escribió. "El sometimiento frente a los invasores ha envenenado la democracia...", dijo.

El dramaturgo italiano Darío Fo recordó que con Fallaci mantuvo "un total desacuerdo" luego del 11-S. "Ya dije lo que pensaba cuando vivía, ahora que ha muerto creo que debemos dejarla en paz" , dijo Fo.

Las exequias, según su deseo, se realizarán en la intimidad, con la misma discreción con la que pasó sus últimos días, pues no se sabía nada de su internamiento ni de su regreso a Florencia desde Estados Unidos, donde residía.

Su sobrino Edoardo, hijo de su hermana Paola, dijo ayer que la periodista será enterrada hoy en el cementerio evangélico Allori de Florencia. No habrá ninguna ceremonia fúnebre, porque "Oriana no quería nada. Nos reuniremos entre nosotros, total somos pocos. "Oriana era como Greta Garbo: no quería siquiera que se supiera que estaba mal".

En "Oriana Fallaci entrevista a Oriana Fallaci" (2004), habló de su cáncer de mama y dijo que no le quedaba mucho tiempo por vivir pero sí "muchas cosas todavía por contar".

Escribió que no tenía miedo a la muerte y que sentía "una especie de melancolía. Me desagrada morir, sí, porque la vida es bella, incluso cuando es fea".

Oriana debe estar ahora revolucionando a todos en el Cielo, donde seguramente estará realizando una polémica entrevista a Dios.

Para finalizar, les dejo un destacado Artículo de Oriana Fallaci: LA RABIA Y EL ORGULLO

Donde rompe un silencio de décadas. Ella vivía gran parte del año en Manhattan, totalmente aislada, pero el destino quiso que el 11 de Septiembre se abriera el Apocalipsis apoca distancia de su casa. En éstas páginas captó lo que sintió. Este artículo es uno de sus desgarradores gritos de Guerra a todo lo que le parecía una injusticia. "Be angry. It´s good to be angry; it´s healthy" Lo pueden conseguir en el siguiente enlace:

http://iblnews.com/story.php?id=17774

No hay comentarios: