domingo, julio 11, 2010

Ejercer la Autonomía en Nuestras Vidas

Desde niños, muchos hemos sido expuestos a lo que Marshall Rossemberg*(1) llamaba  Autoridad por imposicion, sin derecho a otras opciones. Esta "autoridad impuesta" puede provenir de Jerarcas en la figura de: Padres, Maestros, La Ley, El Gobierno, La Pareja, La Religión, Las Amistades, etc.; y tiende a crear en nosotros un estado de esclavitud emocional que con el tiempo creará sometimiento, desconexión, separación y resentimiento; pudiendo llevar a algunos a la rebeldia: Lucha de poder, liberación, ruptura de la relación.

La Jerarquía es un proceso común que observamos en nuestro entorno social, familiar, cultural  y en las diversas manifestaciones de la naturaleza: El sol y los planetas girando a su alrededor, las bandadas de aves, las manadas de animales, las tribus aborígenes siguen a un líder natural derivado de la edad/experiencia/sabiduria que se le reconoce. Naturalmente este tipo de jerarquía no nos produce rebeldía; al contrario tendemos a seguirle con entendimiento y respeto. Se le llama Autoridad por Jerarquía Natural y Genuina.

La autoridad ejercida por Jerarquia Genuina, fluye naturalmente del respeto que sentimos por esa persona. Ya sea por su mayor experiencia, entendimiento del asunto que nos interesa o por la integridad como se maneja en su vida. Sigo las indicaciones de alguien que respeto, me genera confianza y rara vez me crea resentimiento. En fin, es una relacion de disfrute y tranquilidad.

Muy al contrario sucede cuando sentimos Opresión. Cuando hay opresion, sobreviene el sometimiento: "no lo expreso y me resiento". O la Rebeldia "confronto y lucho por mi autonomía y libertad". A esto se le llama Autoridad por Imposición o Sometimiento.

Cuando hemos vivido en ese estado de esclavitud por mucho tiempo "reprimir, sofocar, resentir, chismosear, criticar y culpar al otro internamente". O de víctima de las imposiciones de otros o de la cultura, es importante conocer estas diferencias mencionadas:  Autoridad por imposicion, y Autoridad por jerarquia natural y genuina.

¿Como ejercer la Autonomía en nuestra vida, sin caer en esos estados de rebeldía y resentimientos?

Cuando somos nosotros los que ejercemos autoridad sobre otros (tenemos el rol de padres, jefes, maestros, instructores, gobernantes, etc) es importante conocer ésto para procurar generar relaciones abiertas, en búsqueda de posibilitar de manera armónica el satisfacer las necesidades mutuas. Donde no se generen
cuentas pendientes ni deudas emocionales.

La autoridad ejercida por "imposición" siempre va a generar "cuentas a pagar" y muchas veces a muy a largo plazo. Las deudas emocionales se sufren con desconexion, separacion, falta de colaboración, resentimiento, traición, venganza, indiferencia, enojo, y mucho dolor finalmente.

Cuando reconocemos a alguien como una autoridad en un área que nos importa, por su experiencia, integridad o idoneidad; respetamos su guía (puede ser nuestro padre, nuestra madre, un médico, un amigo, un familiar, un maestro espiritual, etc. Porque satisface "mis" necesidades de seguridad, apoyo, integridad, honestidad, etc.

Preguntas para auto-investigarse:
1- ¿Cómo experimento mis relaciones con la autoridad?
2- ¿Tengo deudas emocionales con alguien?
3- ¿Qué tipo de relación tengo con esa-s- persona-s-?
4- ¿Cómo ejerzo mi autoridad sobre determinadas personas?
5- ¿Tengo algún tipo de relación donde estoy imponiendo o forzando a otro-s-?
6- ¿Cómo siento esas relaciones: satisfactorias o muy al contrario?
7- ¿Qué tipo de acciones debo empezar a tomar para solucionar lo que me molesta de los demás?
8- ¿Qué tipo de acciones debo empezar a tomar para solucionar lo que no estoy haciendo bien?

*(1)Marshall Rosemberg es un psicólogo estadounidense, nacido en 1934. Es el creador de la Comunicación no violenta: Un proceso de comunicación que ayuda a las personas a intercambiar la información necesaria para resolver conflictos y diferencias de un modo pacífico.
Hasta el próximo post.

1 comentario:

Katy dijo...

Muchas gracias Mercedes por tu visita y por tu comentario en mi blog.
Estoy de vacaciones pero de vez en cuando abro el correo y he visto tus amables palabras.
Un abrazo