martes, mayo 11, 2010

Según nuestros Pensamientos, así será nuestra Salud y Vida

Neuropeptidos
Según Rita Levi Montalcini, prestigiosa ciéntifica que el pasado 22 de abril cumplió 100 años de vida -y aún sigue trabajando activamente como investigadora del sistema neuronal-, y así como ella, un grupo de científicos y médicos de prestigio, coinciden en un aspecto muy importante: Nuestros pensamientos son para el organismo, nuestros mayores enemigos (más que lo microbios) o también nuestros mejores amigos.

Ellos teorizan al respecto, que cada vez que tenemos un pensamiento, nuestro cerebro produce determinadas sustancias que abren una especie de compuerta, que se cierra al terminar dicho pensamiento.
Cada vez que se tiene un pensamiento angustiante, por ejemplo, intenso o leve, se abre la compuerta y nuestro organismo es inundado, en mayor o menor medida, por tales sustancias químicas cuya irrigación y asimilación nos afecta.
Estas sustancias segregadas llevan el nombre de Neuropéptidos, siendo a su vez los neurotrasmisores con mayor campo de acción.

Esta teoría científica, que cada día cobra más fuerza y veracidad concluye que la respuesta de nuestro sistema inmunológico, está condicionada por nuestros pensamientos.

El cerebro humano trabaja constantemente; ni siquiera descansa durante las horas de sueño. Nuestro cerebro es el director de todo nuestro organismo, imagínense dirigiendo desde las funciones metabólicas, actividad sexual, y miles de actividades que nos hacen vivir y estar conscientes, como la imaginación y todo tipo de pasiones humanas.

Y en este continuo vaivén emocional, el sistema inmunológico se afecta (positiva o negativamente) y responde. Imagínense las células que defienden nuestro organismo recibiendo pensamientos continuos de tristeza, desesperanza, miedos, rabias, odio, envidias y recibiendo las sustancias llamadas Neuropéptidos, en cantidad directamente proporcional a la intensidad que le pongamos al pensamiento. ¿De qué manera creen que afectará a nuestro organismo? Naturalmente produciendo diferentes grados y tipos de enfermedades orgánicas.

Imagínense en cambio, que nuestros pensamientos constantes sean los del lado opuesto: Amor, fe, esperanza, confianza, triunfo.. Naturalmente que esas mismas sustancias son emitidas para sanar, aliviar, solucionar, equilibrar, proporcionar paz.

Dichos científicos han concluido que para fortalecer nuestro sistema inmunológico hay un nutriente mucho más eficaz que las vitaminas, los minerales, las enzimas, los jugos naturales y las hierbas medicinales: El Amor.

ALGO SOBRE LOS NEUROPÉPTIDOS
Ellos funcionan coordinadamente con los neurotransmisores clásicos, Muchos corresponden con moléculas descritas en intestino, sangre y glándulas, Se sintetizan como proteínas precursoras en el ribosoma, procesada posteriormente durante su transporte axonal. No existen sistemas de captación: entre estos tenemos; aunque todos son importantes, nombrare solo algunos: Péptidos neurohipofisarios (Vasopresina, Oxitocina): Vasoconstricción e hipertensión, contracción uterina, secreción de la prolactina, eyección láctea; conducta sexual, etc.

Neuropéptido Y: modulacion del apetito, nocicepción y ansiedad, etc.
Péptido intestinal Vaso-activo (PIV). Regulación cardiovascular central y periférica. Péptidos opiodes (Endorfinas, Encefalinas, Dinorfinas, Endomorfinas): Analgesia
Miosis, Depresión respiratoria, Bradicardia, Euforia, Disforia, Sedación, otras.
Los péptidos neurotrasmisores más conocidos son las encefalinas y las endorfinas, que actúan sobre los receptores opiáceos endógenos. Pero la lista es cada vez más amplia.

Su liberación podría ser simultánea con la de los neurotrasmisores clásicos, teniendo por tanto amplias repercusiones conductuales o simplemente expresar propiedades sobre los procesos psíquicos como la afectividad, la motivación, el aprendizaje y la memoria.

Actualmente la lista de Neuropéptidos que se están investigando, en cuanto a distribución, contenido y potencia farmacológica es casi interminable. Por lo que se podrán imaginar que podrán pasar muchos años para terminar de desarrollarlos todos.

ALGUNOS EJEMPLOS:
-Las relaciones sociales armoniosas contrarrestan los efectos de los pensamientos dañinos
-Cuando vemos a la persona que nos gusta, esa sensación increíble que nos recorre el cuerpo no es otra cosa que una variedad de sustancia de los Neuropétidos.
-Cuando nos excitamos sexualmente produce otra variedad.
-Cuando discutimos con otra persona y deseamos gritar más que el otro; otra diferente.
-Cuando sentimos ira, ¿han notado ese ácido corrosivo que aparece en el sistema circulatorio o en el estómago? Es de la variedad más tóxica de estas sustancias.
-Cuando sentimos hambre voráz, gula; o al contrario, sentimos inapetencia, allí está influyendo una de estas variedades.

¿Han leído algo acerca del descubrimiento de la hormona que hace que la gente engorde o adelgace? Pues… después de haber leído esto sepan que no es una hormona, es “la dichosa sustancia”. Dejo a la imaginación del lector el resto de lo que vendrá en un futuro muy próximo en cuanto a la explotación billonaria de toda esta macro industria de los Neuropéptidos.

Desde que la ciencia descubrió el ADN humano, se abrieron puertas infinitas al hombre. El asunto está en preguntarse.. ¿En manos de quien o quienes podemos confiar que sea para bien o para mal de la humanidad tanto descubrimiento?. Yo opino que en nuestras propias manos. Sócrates dijo “Conócete a ti mismo” y con su anuencia yo le agregaría “… y vencerás todos tus temores”

Hasta el próximo encuentro...

No hay comentarios: