jueves, junio 21, 2007

MasterCard - Visa vs FIFA , un modelo de infidelidad lucrativa

Los protagonistas de este thriller, dos chicas muy vistosas: Visa Internacional Inc. y MasterCard Internacional Inc., el codiciado chico infiel: La FIFA

Mundialmente conocidas como las dos más grandes operadoras de tarjetas de crédito (Visa Internacional Inc y MasterCard Internacional Inc) están a pocos pasos de obtener ganancias supermillonarias al entablar una disputa sin precedentes contra la Federación Internacional de Futbol Asociación (FIFA), cuyo drama tiene todos los argumentos de convertirse en la mayor y suculenta infidelidad del siglo.

Buena parte del mundo sabe que La FIFA es una organización monopólica que controla el espectáculo del futbol a nivel mundial por lo que su poder económico es de proporciones incalculables.

El suceso: En abril del 2006 La FIFA negoció un contrato de patrocinio con Visa Internacional Inc. por el periodo 2007-14, lapso que incluye dos certámenes mundiales de futbol: en 2010 (Sudáfrica) y 2014 (Brasil país candidato).

Por su parte, el 20 de abril de 2006 MasterCard Internacional Inc. presentó una demanda contra FIFA ante un tribunal de distrito de Nueva York y solicitó que cumpliera con MasterCard el contrato de exclusividad de patrocinio para el periodo mencionado y que ya había negociado previamente, pero que no había sido firmado. Al mismo tiempo, solicitó que se debía prohibir a la FIFA ejecutar otro contrato similar con Visa.

MasterCard hizo valer sus derechos alegando que la FIFA, conforme al numeral nueve punto dos del contrato de patrocinio para el periodo 2002-2006, debió de haber firmado la renovación del nuevo contrato con esta operadora, aunque por debajo de la mesa la FIFA concertó un pacto con Visa bajo el dudoso argumento de que el convenio con la primera no se había firmado.

MasterCard, no conforme con la supuesta "infidelidad financiera" acudió ante un tribunal de Estados Unidos y pidió la revisión, en primera instancia, del acuerdo de patrocinio de la Copa del Mundo de Fútbol 2010.

Entre sus alegatos más puntuales, MasterCard establece que ha sido una patrocinadora clave de los campeonatos mundiales de futbol en los últimos dieciséis años y, en consecuencia, no sólo ganó sino que le asistían derechos de renovación para los torneos de 2010 y 2014.

Esta manifestó que la FIFA negoció y llegó a un acuerdo (que la misma califica de ilegal) con la otra gigantesca operadora de tarjetas, Visa, el eterno rival y siempre presente competidor de MasterCard.

El trasfondo es que la Copa del Mundo evento de mundial trascendencia que para los románticos y apasionados a muerte de este deporte de multitudes es motivo de ceguera, sordera, ruina y hasta de grandes peleas y separaciones con sus "costillas", que no soportan que cada partido se constituya en la más fuerte rival a vencer; constituye para los de arriba, una cadena colosal de negocios multi-lucrativos que nace, crece, se reproduce y muere cada cuatro años.

La magnitud de la competencia futbolística es infinita: Acapara los mayores ratings de audiencia en el mundo en radio y televisión. Es un escaparate de oportunidad para publicitar y vender todo tipo de marcas comerciales. El codiciado espacio que controla la FIFA deriva en una encarnizada lucha entre anunciantes y medios, porque constituye un enorme ventanal para promover negocios en un mercado que tiene un solo límite: el mundo.

Según el informe de resultados financieros de la Copa del Mundo 2006, presentado por la FIFA el jueves 31 de mayo, señala que el total de ingresos del evento en Alemania alcanzó 555.7 millones de euros, de los cuales el comité organizador se llevó 155.8 millones de euros.

Estas ganancias de 202.4 millones de dólares durante las escasas cuatro semanas que duró la competencia equivalen a casi cuatro veces las utilidades obtenidas en todo el año por las firmas nortemericanas como Blockbuster (54.7 millones de dólares), Warner Music Group (60 millones de dólares), y la famosa y exclusiva cadena de tiendas departamentales Neiman Marcus (56.5 millones de dólares).

Para el torneo de 2006 la FIFA recibió 20 millones de euros adicionales nada más por lo que toca a conceptos de alojamiento y emisión de los boletos de entrada.

El organismo también percibió ingresos extras derivados de una participación de Yahoo!, procedente de la explotación de su sitio en internet.

Más de 90% de los ingresos generados por FIFA proviene de la venta de los derechos de la Copa Mundial en cuatro áreas: transmisión, mercadotecnica, hospitalidad y concesión de licencias.
La FIFA, por tanto, es en sentido estricto y cabal una empresa corporativa altamente rentable del medio del espectáculo y con autoridad supranacional, dijeron analistas del sector.

La postura de FIFA en torno al conflicto cruzado entre las dos operadoras de tarjetas es la siguiente: "Debido a la complejidad del caso, la FIFA no puede juzgar por el momento cuál será el resultado del proceso. La apreciación se dificulta debido a que los tribunales en Zurich y Nueva York han decidido parcialmente sobre el mismo objeto de disputa", dice el organismo en su informe divulgado el jueves 31 de mayo.

Agrega: "Existe el riesgo de que la FIFA tenga que pagar a Visa o MasterCard una indemnización por daños y perjuicios por el incumplimiento del contrato de patrocinio", reconoce la organización que encabeza el suizo Joseph S. Blatter, quien fue reelegido este jueves como presidente por un tercer periodo que vence en 2011.

El laudo de los tribunales de Zurich y Nueva York, en consecuencia, sigue en ascuas.

La jueza Loretta Preska, del Distrito Sureste del Estado de Nueva York, resolvió el 6 de diciembre de 2006 en favor de la demanda de acción de incumplimiento a MasterCard y obligó a la FIFA a respetar el contrato negociado con esta operadora, pero no firmado, y prohibió a la vez que la FIFA firmara otro contrato con Visa.

El grupo de tres jueces del Segundo Circuito de la Corte de Apelaciones del Sureste de Nueva York, que constituyen el panel donde se ventila la demanda, recomendó a la jueza Preska que decida cuáles contratos estaban vigentes cuando la FIFA le otorgó los derechos de patrocinio del próximo Mundial a Visa.

El abogado de FIFA, William M. Brodsky, argumenta que el panel de apelación que preside Preska, sobre los contratos entre ambas compañías, "sólo puede tener facultades de arbitrar entre FIFA y MasterCard, mas no asumir una sentencia por parte de las cortes estadunidenses".

Por su parte Visa y MasterCard, están cruzando los dedos, en lo que puede convertirse en la mayor ganancia para sus arcas, en un tiempo record.

No es de extañar que dentro de muy pocos meses Hollywood lance a la palestra un movie con un nombre parecido a este: The Financial Horns

Aqui se demuestra una vez más que los cuernos nunca han sido buenos para la salud emocional ni mucho menos la financiera.

No hay comentarios: